El canciller de Venezuela, Jorge Arreaza, aseguró este domingo que el Gobierno Bolivariano «no permitirá que la extrema derecha europea perturbe la paz y estabilidad del país», tras no admitir el ingreso de un grupo de eurodiputados que pretendía visitar la nación con «fines conspirativos».

Arreaza explicó que los parlamentarios ya habían sido notificados con antelación por medio de vías diplomáticas oficiales que no serían admitidos. «Se les instó a desistir y evitar así otra provocación», indicó.

En este sentido, el ministro venezolano señaló que la acción de los eurodiputados fue «otra de sus groseras acciones injerencistas».

La delegación del Parlamento Europeo pretendía reunirse con el diputado opositor Juan Guaidó, incurso en el intento de golpe de Estado continuado en el país, para avanzar en los planes destituyentes contra el Gobierno constitucional de Venezuela.

Fuente