Hablando en la Conferencia de Seguridad de Munich del 2019 a fines de la semana pasada, el vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, el sábado dejó en claro que Washington no está listo para aceptar la derrota en el Nord Stream 2, e instó a los estados miembros de la UE a rechazar el proyecto.

La canciller alemana, Angela Merkel, está preocupada por «la posibilidad de nuevas tácticas de pelota dura de parte de la administración de Trump» con respecto a la implementación del proyecto del gasoducto Nord Stream 2, dijo el martes Bloomberg citando a tres fuentes anónimas.

«Los diplomáticos estadounidenses se apoyaron en los funcionarios de París y Bruselas para unirse a su oposición al proyecto Nord Stream 2 durante los últimos 10 días, mientras Merkel buscaba un acuerdo sobre el plan con Francia», señaló la fuente.

Los comentarios se produjeron después de que Merkel defendiera el desarrollo del proyecto durante su discurso en la Conferencia de Seguridad de Munich del 2019, descartando las preocupaciones de los Estados Unidos de que Nord Stream 2 debilitaría la posición estratégica de Europa.

El vicepresidente de los EE. UU., Mike Pence, por su parte, reiteró la postura irreconciliable de Washington sobre el tema e instó a sus socios de la UE a seguir su ejemplo.

A principios de este mes, Merkel anunció que Francia y Alemania habían alcanzado un acuerdo de compromiso sobre las regulaciones relativas al Nord Stream 2, que otorga específicamente a Berlín el principal negociador con Rusia en el proyecto del oleoducto.

El acuerdo fue alcanzado después de que Francia contraveniera a Alemania y decidiera respaldar las nuevas regulaciones antes de una votación sobre las enmiendas a la Directiva de gas que permitiría a la Comisión Europea ganar influencia sobre el proyecto Nord Stream 2.

El mes pasado, el embajador de Estados Unidos en Alemania, Richard Grenell, advirtió a las empresas con sede en el país que podrían enfrentar sanciones de Washington por su participación en el proyecto.

«Como saben, Estados Unidos se opone firmemente a Nord Stream 2. […] El gasoducto tiene serias consecuencias geopolíticas para nuestros aliados y socios europeos», escribió en una carta obtenida por el periódico alemán Bild am Sonntag.

Nord Stream 2 es una empresa conjunta entre la compañía rusa Gazprom, Engie de Francia, OMV de Austria, la compañía anglo-holandesa Royal Dutch Shell, así como las compañías alemanas Uniper y Wintershall.

El proyecto apunta a entregar 55 mil millones de metros cúbicos de gas natural ruso por año a la Unión Europea a través del Mar Báltico, sin pasar por Ucrania.

Fuente