El nuevo representante de México ante las Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, reafirmó la postura de su país con respecto a Venezuela, al defender las conversaciones como la mejor solución para cualquier crisis.

«Pero el diálogo no debe estar sujeto a ningún tipo de condicionamiento, ni a presiones externas, porque solo limita la disposición de las partes a sentarse y hablar», dijo a los medios de comunicación después de reunirse con el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, y presentar sus credenciales.

Con Guterres habló sobre la iniciativa de México para facilitar un diálogo en Venezuela. ‘Deberíamos dejar que las naciones decidan por sí mismas; «Depende de los venezolanos encontrar una solución a través del diálogo», enfatizó De la Fuente.

Las conversaciones deberían tener lugar sin condiciones previas que alejen a las partes de sentarse a hablar, reiteró el embajador de México. mh / ib