El comandante de la División Aeroespacial del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, el general de brigada Amir Ali Hayizade, negó el martes que EE.UU. se hubiera infiltrado en el sistema de misiles de Irán, al contrario.

“Nos infiltramos en el sistema de control de EE.UU., e inmediatamente controlamos a los aviones estadounidenses que sobrevolaban Irak y Siria y logramos la información necesaria para llevar a cabo las operaciones” contra el terrorismo, subrayó el general Hayizade.

Tras las afirmaciones de ciertas autoridades estadounidenses sobre que habían interceptados los sistemas de misiles de Irán, aseguró que era “una gran mentira” e incluso “un gran escándalo”, y dijo que si lo habían conseguido por qué buscaban negociar con Teherán sobre su programa misilístico.

Conforme a Hayizade, los enemigos tenían la intención de lidiar una guerra contra Irán en Siria e Irak, no obstante, agregó, la República Islámica frustró todos sus planes.

El diario norteamericano The New York Times informó el 13 de febrero que la Administración del presidente de EE.UU., Donald Trump, había recuperado un plan secreto para sabotear el programa de misiles balísticos de Irán.

Hayizade ya había acusado a Estados Unidos y a otros enemigos de Irán de tratar de frenar el desarrollo de misiles balísticos de Teherán, cuyo fin es meramente defensivo.

Teherán ha dejado claro que el desarrollo de su capacidad militar es una línea roja porque tiene como meta la defensa, por lo que no representa amenaza alguna para terceros países, en particular para sus vecinos.

 

Fuente