La Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos aprobó el uso de un insecticida que pone en peligro la vida de las abejas.

El químico llamado sulfoxaflor actúa en el sistema nervioso de los insectos y la dependencia federal dio ‘luz verde’ para su uso en más de 16 millones de acres del país, bajo la premisa de que es una ‘medida de emergencia’.

Esta medida se aprobó para los estados de Nuevo México, California, Virgina, Texas, Carolina del Norte, Carolina del Sur, Lousiana, Arkansas, Alabama, Colorado, Illinois, Arizona, Georgia, Missouri, Kansas, Mississippi, Oklahoma y Tennessee.

Sin embargo, el Centro de Diversidad Biológica de EU expuso que la EPA otorga esta clase de permisos sin medir las consecuencias para los humanos o el medioambiente. Anteriormente, la agencia consideraba al sulfoxaflor como un elemento de alta toxicidad.

«La fumigación de 16 millones de acres de cultivos atractivos para las abejas con un pesticida que las mata, justo en un momento de declive y peligro para los insectos, está más allá de los límites, incluso para la administración de Trump», declaró Nathan Donley, del Centro para la Diversidad Biológica.

«La agencia hace un mal uso del proceso de ’emergencia’ para obtener la aprobación del sulfoxaflor porque es demasiado tóxico para pasar por las revisiones normales de pesticidas», aseguró Donley.

El uso del sulfoxaflor no es exclusivo durante la administración de Trump. En 2015, durante el gobierno de Barack Obama, se otorgaron permisos para rociarlo en campos de sorgo en 13 estados y, entre 2016 y 2017, se empleó para zonas de cultivo de algodón y sorgo en 19 entidades del territorio estadounidense.

Fuente