Esta semana, los franceses tomaron las calles en todo el país para protestar contra el antisemitismo luego de un reciente brote de ataques antisemitas, según informes de medios locales.

El presidente francés, Emmanuel Macron, pronunció un discurso en la cena anual del Consejo de Instituciones Judías en Francia, enfatizando que el antisemitismo había crecido en los últimos años «y la situación ha empeorado en las últimas semanas», informaron varios medios franceses.

«Nuestro país, y en este sentido, toda Europa y la mayoría de las democracias occidentales, parece estar enfrentando un resurgimiento del antisemitismo invisible desde la Segunda Guerra Mundial», señaló, según lo citado por France 24.

Macron continuó diciendo que Francia debe dibujar «nuevas líneas rojas» contra la intolerancia, ya que dijo que tenía planes para un proyecto de ley para combatir el discurso de odio en línea y pidió la terminación de tres grupos extremistas de derecha, según BFM TV.

El 19 de febrero, se informó que cerca de 80 tumbas fueron objeto de vandalismo en un cementerio judío en el este de Francia. El ataque tuvo lugar poco antes de que se programaran las manifestaciones el mismo día en París y otras ciudades francesas para denunciar un aumento en el sentimiento antisemita en el país.

El primer ministro francés, Edouard Philippe, junto con 14 partidos políticos, incluidos los socialistas, La Republique En Marche de Macron, los republicanos y otros 19 miembros del gobierno, han participado en la marcha de París.

Según los informes, entre los incidentes recientes que despertaron las preocupaciones de un renovado antisemitismo, hubo un discurso de odio dirigido al filósofo judío Alain Finkielkraut durante un partido de chalecos amarillos del 16 de febrero.

En febrero, las autoridades francesas informaron un aumento del 74 por ciento en incidentes antisemitas en 2018 respecto al año anterior.

Fuente