China rechazó el viernes la entrega forzada de la llamada ayuda humanitaria a Venezuela, las amenazas de EE. UU. De lanzar una intervención militar y cualquier acto que lleve a tensiones violentas en ese país.

El vocero del Ministerio de Relaciones Exteriores, Geng Shuang, dijo en una conferencia de prensa que el gobierno del presidente constitucional, Nicolás Maduro, ha mantenido la calma, la paz y la estabilidad en el país, a pesar de la reciente escalada de provocaciones.

«Han prevenido efectivamente los sangrientos conflictos, (pero) la entrega forzada de la llamada ayuda humanitaria a Venezuela traerá serias consecuencias si se producen enfrentamientos, algo que ninguna de las partes quiere ver», advirtió.

El portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores señaló que China se opone a la invasión militar y cualquier acción que pueda causar disturbios en el país latinoamericano.

También defendió los lazos de cooperación con las autoridades legítimas de Venezuela, que se basan en los principios de igualdad, beneficio mutuo y desarrollo común, y Beijing está lista para expandirlos a otros sectores.

China, junto con Rusia, Siria, Nicaragua, Bolivia, Cuba y los países del Caribe, entre otros Estados, siempre han advertido repetidamente sobre la amenaza actual de una agresión militar contra la soberanía, la integridad territorial y la independencia política de Venezuela.

Por lo tanto, insisten en defender los principios de la Carta de las Naciones Unidas y se oponen a la interferencia e intervención allí, lo que representaría un peligro para toda la región.

Bajo el pretexto de la ‘ayuda humanitaria’ y la ‘responsabilidad de proteger’, los Estados Unidos y sus aliados buscan una intervención en Venezuela, como lo demuestran los vuelos militares en el Caribe y la escalada de la tensión en la frontera.

Fuente