Nicolás Maduro anunció este jueves el cierre por tiempo indefinido de la frontera con Brasil y advirtió que evalúa hacer lo mismo con Colombia mientras el líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, parte hacia el límite con el país vecino para presionar por el ingreso de ayuda humanitaria.

El anuncio de Maduro se da a dos días de que la oposición inicie el proceso para el ingreso de ayuda humanitaria internacional al país, iniciativa que el mandatario ha rechazado alegando que es un pretexto para una intervención militar.

“Las provocaciones hay que trabajarlas con tiempo para desmontarlas”, expresó Maduro al explicar las razones que llevaron al cierre de la frontera con Brasil, pero no ofreció detalles.

En el caso de Colombia, el mandatario izquierdista manifestó que está evaluando “un cierre total de la frontera” y dijo que todo dependerá de que no prospere “ninguna provocación” del presidente colombiano Iván Duque, al que acusó de querer llevar a los dos países a una guerra.

“Responsabilizo al señor Iván Duque de cualquier violencia que haya en la frontera”, afirmó sin presentar pruebas.

Asimismo, el mandatario aprovechó para criticar el concierto que se realizará el 22 de febrero en la ciudad colombiana de Cúcuta en apoyo a la ayuda humanitaria para Venezuela y dijo, dirigiéndose a los artistas que participarán en el evento, que deben saber que “están cometiendo un delito de carácter internacional porque están avalando una invasión militar”.

Al reiterar los cuestionamientos al plan de ayuda humanitaria que impulsa la oposición, Maduro afirmó que en el país hay una “gran provocación interna” que busca generar una “conmoción nacional” y un golpe de Estado.

Las autoridades también cerraron esta semana por tiempo indefinido las fronteras marítima y aérea con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire, que están frente a las costas occidentales de Venezuela.

En la ciudad colombiana de Cúcuta, en el estado brasileño de Roraima, Curazao y la ciudad de Miami, se abrieron centros de acopio de ayuda humanitaria.

Los anuncios de Maduro se dan en momentos en el que el líder opositor y jefe de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, partió hacia el límite con Colombia para presionar por el ingreso de la ayuda.

Durante el recorrido por los estados centrales de Aragua y Carabobo, Guaidó y los congresistas debieron sortear algunos bloqueos de vías que hicieron guardias nacionales para seguir su camino hacia el estado fronterizo de Táchira.

Algunos medios locales difundieron imágenes del momento en el que guardias nacionales, armados con escudos y equipos antimotines, bloquearon el paso por el túnel que comunica los estados de Aragua y Carabobo y se enfrentaron a golpes con algunos congresistas y políticos opositores que intentaban impedir que los militares les quitaran las llaves y trataran de desinflar las llantas de los vehículos.

El Gobierno de Maduro niega que haya una crisis humanitaria en el país y ha dicho que los militares permanecerán estacionados a lo largo de las fronteras para evitar posibles incursiones.

Para evitar el ingreso de ayuda el gobierno bloqueó hace casi dos semanas uno de los puentes que comunica la localidad venezolana de Ureña con la ciudad colombiana de Cúcuta, cerró las fronteras aéreas y marítimas con las islas caribeñas de Aruba, Curazao y Bonaire, que están frente a las costas occidentales de Venezuela, y reforzó la presencia militar en algunas zonas fronterizas.

Maduro además acusa a la administración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que apoya el esfuerzo de ayuda, pero también ha impuesto sanciones severas contra su gobierno, de tratar de forzar su salida.

Fuente