Estados Unidos planea dejar un contingente de tropas de «mantenimiento de la paz» en Siria incluso después de la retirada ordenada por su presidente, Donald Trump, comunicó este viernes la Casa Blanca.

«Un pequeño grupo de mantenimiento de la paz de aproximadamente 200 soldados permanecerá en Siria por un período de tiempo», señaló la secretaria de Prensa, Sarah Huckabee Sanders, en un comunicado.

Ni Sanders ni un portavoz del Consejo de Seguridad Nacional detallaron dónde estarían estacionadas las fuerzas estadounidenses o cuánto tiempo esperaban que permanecieran en Siria, que ha sido devastada por ocho años de guerra civil. El anuncio se produjo horas después de que Trump hablara por teléfono con el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan.

Inmediatamente después de la llamada, la Casa Blanca dijo en un comunicado que los dos líderes «acordaron seguir coordinando la creación de una posible zona segura».

Estados Unidos había desplegado alrededor de 2 mil soldados en Siria como parte de la misión para derrotar a ISIS, que había controlado grandes franjas del país. La cantidad de tropas desplegadas recientemente aumentó a medida que Estados Unidos se preparaba para retirar fuerzas y equipos luego de la repentina decisión del presidente en diciembre -anunciada después de una llamada telefónica con Erdogan- de retirar a los soldados estadounidenses.

La Casa Blanca indicó que la decisión de Trump estuvo motivada por el éxito en la eliminación del territorio de la red terrorista. Sin embargo, algunos funcionarios de la administración, y miembros del Congreso, temían que la abrupta salida de Estados Unidos permitiera a ISIS reagruparse y dejar a los aliados kurdos que participaron en la campaña contra el grupo vulnerable a Turquía, que los considera terroristas.

El exsecretario de Defensa, Jim Mattis, dimitió poco después del anuncio de Trump.

Lindsey Graham, senador republicano de Carolina del Sur que ha abogado por mantener una presencia de tropas en Siria, aplaudió la decisión del presidente en una declaración el jueves, diciendo que evitaría que Irán llene un vacío de poder.

«Con esta medida, el presidente Trump ha decidido seguir un sólido consejo militar», señaló Graham. «Esta decisión garantizará que no se repitan los errores de Irak, en Siria. Por una pequeña fracción de las fuerzas que hemos tenido en Siria, podemos lograr nuestros objetivos de seguridad nacional», comentó.

Después de que se anunció la retirada en diciembre, Graham dijo en Twitter que sería un «impulso para ISIS» y un «gran error al estilo de Obama».

Por otra parte, el vicepresidente Mike Pence dijo a los periodistas en la Conferencia de Seguridad de Múnich la semana pasada que Estados Unidos pedía a los miembros de la OTAN y otros socios que proporcionen «los recursos, el apoyo y el personal» necesarios para evitar un resurgimiento de ISIS una vez que concluyan las operaciones de Estados Unidos.

Fuente