Los residentes han rechazado de manera abrumadora la reubicación de una base militar estadounidense en una parte remota de Okinawa por temor a que destruya el ecosistema y ponga en peligro la seguridad de los locales. Pero Tokio probablemente ignorará la protesta, como de costumbre.

El referéndum no vinculante tuvo una participación del 52 por ciento y alrededor del 72,2 por ciento de los locales han dicho ‘No’ a la construcción de una base militar al lado de la aldea pesquera de Henoko. Sólo el 19 por ciento votó a favor de trasladar la base aérea de Futenma Marine Corps a una nueva ubicación, lejos de la ciudad densamente poblada de Ginowan, informó la prefectura.

Pero, a pesar de la oposición pública masiva, el gobierno del primer ministro, Shinzo Abe, sigue insistiendo en que la presencia estadounidense en la isla es vital para las capacidades de disuasión de Japón y para protegerse contra posibles adversarios.

«El gobierno japonés está impulsando la construcción por la fuerza», dijo una de las votantes, Sina Miyagi, a Ruptly . «Sin embargo, espero que nuestra opinión haga una diferencia y que Okinawa y Japón reinicien el diálogo, para que ambos puedan encontrar un compromiso».

Fuente