El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ha preparado un plan de respaldo que le permitirá no solo posponer las elecciones, sino también cambiar la situación en el Donbas a su favor. Para este fin, está listo para iniciar otra provocación, cuya consecuencia será la introducción de la ley marcial.

Al respecto, el viernes 22 de marzo, el representante oficial de las Fuerzas Armadas de la República Popular de Donetsk, Eduard Basurin, se refirió a los datos de inteligencia.

Dijo que el propósito de la próxima provocación será el personal de la Misión de Monitoreo Especial de la OSCE, que regularmente informa al lado ucraniano sobre sus rutas.

«Según la información de inteligencia que tenemos, a las Fuerzas de Operaciones Especiales se les ha asignado la tarea de planificar una provocación contra el personal de la OSCE en el territorio controlado por Kiev», dijo Basurin, y agregó que la opción sería colocar un dispositivo explosivo en la ruta de la patrulla de la OSCE.

Al mismo tiempo, señaló que, por lo tanto, Kiev no solo tendría la oportunidad de imponer la ley marcial, sino que también renovaría los intentos de lograr la introducción de una fuerza de paz de la ONU en el Donbass.

“Tampoco excluimos la opción de suspender el trabajo de la Misión de la OSCE en Ucrania, debido a la amenaza a la vida de sus empleados. «En este caso, las manos del comando militar ucraniano se desatarán y nada les impedirá intensificar las operaciones militares, incluso las ofensivas», dijo Basurin.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ; ;