“El Occidente brinda apoyo informativo y económico a las protestas y estimula golpes de Estado por la fuerza, haciendo llegar al poder a sus títeres (…) Todas las revoluciones de colores tienen el mismo modus operandi”, dijo el domingo el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, Nikolai Pátrushev, en una entrevista con el diario local Izvestia.

El dignatario hizo esa consideración a propósito del apoyo de EE.UU. al diputado golpista venezolano Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional (AN) —de mayoría opositora y en desacato desde 2016—, quien el pasado 23 de enero se autoproclamó “presidente encargado” del país caribeño.

A este respecto, Pátrushev señaló que las injerencias de Washington en los asuntos internos de países soberanos constituyen “una seria amenaza para la seguridad internacional”.

A juicio del secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, cuando un país sufre un golpe de Estado su dependencia de otros Estados aumenta, lo que, agregó, “arruinará la economía y empobrecerá a la población”.

Venezuela es así un ejemplo de cómo Washington intenta “promover sus intereses económicos” a costa del derrocamiento de un Gobierno, destacó Pátrushev.

“Utilizando métodos de competencia desleal” y ofreciendo respaldo al golpista Guaidó, el país norteamericano busca materializar su objetivo de apoderarse del crudo venezolano, explicó el dignatario.

El Gobierno de Venezuela ha denunciado en reiteradas ocasiones que el apoyo directo de Washington al golpe que pretende dar la oposición contra el Gobierno bolivariano lleva “oculto” el “deseo de apoderarse de los ricos recursos naturales” de su territorio, y sostiene que la Casa Blanca planea crear un nuevo escenario de inestabilidad en Latinoamérica para beneficiar sus finanzas.

Fuente