Un avión comercial de Singapore Airlines, escoltado por cazas de la Fuerza Aérea de Singapur, aterrizó este martes en el aeropuerto local de Changi después de recibir la amenaza de la presencia a bordo de un dispositivo explosivo, reporta el periódico The Straits Times.

De acuerdo con el informe, en el Boeing 777-300ER, que volaba a Singapur procedente de la ciudad india de Bombay, se encontraban 263 pasajeros. Después de aterrizar, una mujer con un niño fue detenida para ser sometida a una inspección más minuciosa.

Según los datos preliminares, la amenaza de bomba fue falsa.

 

Fuente

Etiquetas: