Al darse cuenta de que Estados Unidos, con su gas natural licuado, no está en posición de competir con los suministros de energía rusos a los países de la Unión Europea, Washington, una vez más, decidió tomar el camino de la competencia sucia.

Así, la Cámara de Representantes de EE. UU. Votó por 391 congresistas contra 24 y aprobó un proyecto de ley que implica medidas restrictivas diseñadas para evitar que Europa coopere con Rusia en el sector energético.

La motivación oficial de los legisladores estadounidenses supuestamente es su deseo de «reducir la dependencia» de los países de la UE de los suministros de energía rusos, aumentar la competencia en el mercado europeo y también estimular la promoción de inversiones de las empresas estadounidenses en esta área y aumentar las exportaciones de energía y tecnología desde el extranjero.

En la práctica, el objetivo de Washington es más prosaico. Teniendo en cuenta la implementación del proyecto North Stream-2, el suministro de gas ruso barato no deja una sola posibilidad al costoso GNL estadounidense. Los Estados Unidos corren el peligro de perder finalmente el mercado energético europeo, por lo que intentan ejercer presión y al mismo tiempo promover sus propias empresas en la UE.

El documento entrará en vigencia una vez que haya sido aprobado por el Senado y firmado por el Presidente de los Estados Unidos.

Fuente

Etiquetas: ; ; ; ;