Los reyes de España, Felipe VI y Letizia, se reunieron este lunes con el presidente argentino Mauricio Macri en el inicio de una visita de Estado al país sudamericano, en la que asistirán el miércoles a la inauguración del Congreso de la Lengua Española en Córdoba.

«Tomamos esta visita como una muestra de afecto y de apoyo a este momento de cambio en la Argentina», dijo Macri al recibir a los reyes en la Casa Rosada, sede de la presidencia.

Se trata de la primera vez que Felipe y Letizia visitan el país sudamericano como reyes, destacó el mandatario argentino.

«Esperamos días de trabajo intenso que profundicen las relaciones entre ambos países», indicó.

— Respaldo a Macri —

El rey Felipe dio su respaldo a Macri, enfrentado a una crisis económica desde el año pasado que le llevó a suscribir un acuerdo por 56.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional.

«Somos muy conscientes de la situación que han atravesado en términos económicos y apoyamos todos los programas de reforma que están en marcha», dijo el monarca.

Además, remarcó que «no es habitual que se produzcan visitas de Estado recíprocas de manera tan seguida», en referencia al viaje de Estado de Macri a España hace dos años, y sostuvo que viajó a Argentina «a dar constancia y a impulsar la continuidad de esta excelente relación que nos une».

Macri se propone optar por un segundo mandato en las elecciones de octubre de este año, pero la recesión y las malas cifras de la economía, con una caída de 2,6% en el Producto Interno Bruto para 2018 y una inflación de 47,6%, han hecho caer su popularidad.

La visita tendrá «una intensa agenda económica y cultural, pero sobre todo pretende impulsar una relación que calificamos como estratégica», declaró Felipe.

La llegada de la pareja real a Buenos Aires la noche del domingo estuvo marcada por un imprevisto que demoró en casi una hora el descenso de su aeronave, pues el aeropuerto Jorge Newbery carecía de una escalera con la altura apropiada para el avión oficial de la Fuerza Aérea Española.

Ya a fines del año pasado se presentó otro incidente en Buenos Aires con la llegada para la cumbre del G20 del presidente francés Emmanuel Macron, quien al momento de su descenso no encontró ninguna comitiva que lo esperase y simplemente dio la mano a dos trabajadores del aeropuerto de Ezeiza que vestían chalecos amarillos refractarios. Minutos más tarde, la vicepresidenta Gabriela Michetti le dio la bienvenida oficial.

— «Alegría de la lengua compartida» —

Durante la visita de Estado los reyes participarán de varias actividades, entre las que destacan la inauguración el próximo miércoles en Córdoba, junto a Macri, del Congreso Internacional de la Lengua Española.

«Tenemos la alegría de compartir ese patrimonio universal que es la lengua. La lengua que compartimos, la lengua que motiva el noveno Congreso internacional de la lengua en Córdoba es algo que nos alegra apoyar y compartir», dijo Felipe.

Macri agasajó este lunes a la pareja real con un almuerzo y volvieron a reunirse para una cena de gala en el Centro Cultural Kirchner de la capital argentina.

«Me propuse potenciar el vínculo con España», dijo el presidente argentino al proponer un brindis. «Los españoles no nos sentimos extranjeros en Argentina», afirmó a su turno el rey.

Por la tarde Felipe visitó el Congreso de la Nación, donde fue recibido por los presidentes de ambas cámaras legislativas, y luego se dirigió a la Corte Suprema de Justicia.

Fuente