Una batalla legal entre el gigante energético estatal venezolano y su contraparte paraguaya por una deuda de $ 300 millones comenzó en 2016. El acuerdo ahora se está retrasando indefinidamente, porque la organización internacional ha decidido reconocer al autoproclamado presidente Juan Guaido, y Se niegan a tratar con el legítimo presidente Nicolás Maduro.

La Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional (CCI), con sede en París, decidió iniciar un proceso judicial contra Petróleos Paraguayos (Petropar), inducido por Petróleos de Venezuela SA (PDVSA) por una deuda de $ 300 millones en espera. Informes de Ultima Hora.

La presidenta de Petropar, Patricia Samudio, confirmó que la ACI había decidido suspender temporalmente cualquier tipo de negociación entre su compañía y el gigante petrolero venezolano mientras el gobierno de Nicolás Maduro se mantiene en el poder. Samudio explicó que el tribunal de la CPI había decidido reconocer a las autoridades elegidas por el autoproclamado presidente interino Juan Guaido e ignorar los nombramientos de Maduro, según el medio. Ella expresó la felicidad de la compañía por la decisión.

Según el equipo legal de Petropar, el fallo de la organización internacional establece una pausa temporal, pero el juicio continuará después de que se haya resuelto el traspaso del poder a Guaido y se resuelvan los problemas políticos de Venezuela. El abogado de la compañía explicó que el primer paso después de la transición del poder sería iniciar conversaciones y suspender cualquier progreso alcanzado en las negociaciones con la administración de Maduro. Confirmó que Petropar está listo para pagar los intereses de su deuda con PDVSA, que excede los $ 300 millones, pero agregó que las partes primero deben acordar los términos.

El autoproclamado presidente Guaido de Venezuela afirmó anteriormente que sería correcto que Paraguay no pague la deuda a la compañía petrolera venezolana porque Nicolás Maduro no usaría el dinero adecuadamente.

El reclamo de PDVSA contra Petropar por la deuda mencionada se originó durante las presidencias de Nicanor Duarte Frutos y Fernando Lugo en Paraguay hace unos 10 años. Las negociaciones posteriores sobre el pago no llegaron a un acuerdo, por lo que, hace varios años, en 2016, la empresa venezolana presentó una demanda ante la Corte de Arbitraje de la CPI.

Venezuela ha estado lidiando con una severa crisis política desde enero, cuando el líder de la oposición del país, Juan Guaido, se proclamó ilegalmente como presidente interino, impugnando la reelección de Maduro el año pasado. El autoproclamado jefe del gobierno recibió de inmediato el apoyo de Estados Unidos, quien también denunció la reelección de Maduro, junto con varios otros países. China, Cuba, Rusia y varios otros países han respaldado a Maduro, elegido constitucionalmente, como el único presidente legítimo de Venezuela.

Desde entonces, el PDVSA estatal y varios bancos de alto perfil en el país han enfrentado severas sanciones. Estados Unidos ha impuesto varias rondas de medidas contra funcionarios y entidades venezolanas y ha bloqueado $ 7 mil millones en activos que pertenecen a PDVSA. Maduro ha denunciado las sanciones como un intento ilegal de apoderarse de los activos soberanos de Venezuela.

Fuente