Las instituciones públicas de Ecuador fueron sometidas a más de 40 millones de ataques cibernéticos luego de que las autoridades del país decidieron revocar el asilo al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, quien permitió que la policía del Reino Unido lo arrestara, informó el martes el diario Comercio, citando al viceministro de Comunicaciones del Ecuador, Patricio Real.

Los atacantes se dirigieron a sitios web de la administración presidencial, el ministerio de relaciones exteriores, el ministerio del interior, el banco central y la agencia tributaria, intentando hacerlos inaccesibles para los usuarios. No se han reportado robos de datos.

Según el viceministro, los hackers no fueron identificados, pero las direcciones IP y los servidores desde los que se llevaron a cabo los ataques se encuentran en Estados Unidos, Brasil, Rumania, Francia, Reino Unido y Ecuador.

El presidente ecuatoriano, Lenin Moreno, ha acusado a Assange de haber violado repetidamente las condiciones de sus siete años de permanencia en la Embajada de Ecuador en Londres. El 11 de abril, el fundador de WikiLeaks fue arrestado en la misión diplomática en una orden de extradición de los Estados Unidos. Assange ahora enfrenta la amenaza de extradición a los Estados Unidos por cargos de conspiración para cometer intrusiones en la computadora y podría recibir hasta cinco años de cárcel.

Desde 2012, Assange residía en la embajada ecuatoriana en Londres para evitar la extradición a Suecia, donde se enfrentó a una investigación por denuncias de delitos sexuales. Mientras que la policía sueca abandonó la investigación en 2017, Assange aún desconfiaba de ser extraditado a los Estados Unidos.

Assange ganó fama después de que WikiLeaks publicara una gran cantidad de documentos clasificados, incluidos algunos que exponían abusos de poder y crímenes de guerra cometidos por las fuerzas estadounidenses en Afganistán e Irak, y en el campo de detención de la Bahía de Guantánamo.

Fuente