Estados Unidos debería alejarse de la retórica beligerante y frenar sus políticas militaristas, dijo el ex congresista Ron Paul, luego de que su secretario de Estado acusó a China y Estados Unidos de financiar al Presidente Maduro.

El creciente poder económico y militar de China sigue produciendo reacciones instintivas en Washington, cuyo enfoque multifacético para frenar la creciente influencia global del gigante asiático está llevando a los EE. UU. A la ruta de confrontación con Pekín. Si bien Estados Unidos es famoso por desafiar a Beijing en el Pacífico, el fin de semana pasado, el Secretario de Estado Mike Pompeo acusó arrogantemente a Beijing de «financiar» el gobierno de Nicolas Maduro en Venezuela y ayudar a «precipitar y prolongar la crisis en ese país».

Mientras que China dijo que «Pompeo perdió la cabeza y se fue demasiado lejos», el ex representante de Texas dijo que Washington está buscando «chivos expiatorios» por sus políticas fallidas en Venezuela y en otros lugares, al mismo tiempo que desafía la influencia financiera de China en la región.

El futuro de las relaciones entre Estados Unidos y China es inestable … nosotros, como país, necesitamos un chivo expiatorio de nuestras políticas.

«[Pompeo] está molesto porque China está obteniendo la ventaja financiera, en cuanto a inversiones, y siempre hay una preocupación sobre qué inversiones, o ejércitos, van a controlar el petróleo», explicó el político.

Así que el propósito de Pompeo y los neoconservadores es culpar a alguien, ya sea en China o en Rusia.

Desde que la Casa Blanca reconoció a Juan Guaido, el autoproclamado «líder interino» de Venezuela, Estados Unidos ha advertido a otras naciones, incluidas China y Rusia, contra el mantenimiento de las relaciones con el gobierno del presidente Nicolás Maduro. Cree Paul,que Estados Unidos  debería alejarse de la diplomacia agresiva y también dejar de gastar dinero en el «militarismo» escondiéndose detrás de amenazas imaginarias.

No lo gastamos en defensa, lo gastamos en militarismo.

«Necesitamos cambiar las percepciones para mostrar que no necesitamos gastar más dinero en el complejo industrial militar porque no nos hará ningún bien», dijo Paul.

Fuente