A finales de marzo, el rey Abdalá II de Jordania canceló su visita a Rumanía después de que la primera ministra rumana, Viorica Dancila, afirmara que su país trasladará la embajada en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, ciudad a la que se refirió como «capital» del Estado hebreo.

El Gobierno de Rumanía anunció en abril del año pasado que estudiaría el traslado de la embajada de Tel Aviv a Jerusalén.

A su vez, el presidente rumano, Klaus Iohannis, dijo que no había sido informado del posible traslado de la misión diplomática, y calificó esa iniciativa de una violación del derecho internacional.

A finales de 2017, el presidente Donald Trump anunció que Estados Unidos reconoce oficialmente Jerusalén como capital de Israel y que decidió reubicar allí su embajada.

Esta decisión desencadenó protestas de los palestinos y provocó severas críticas por parte de la comunidad internacional.

Sin embargo, algunos países, como Australia, Guatemala, República Checa, Brasil o Paraguay, siguieron el ejemplo de EEUU y reconocieron Jerusalén como capital israelí, aunque Paraguay más tarde revocó esta decisión.

Fuente