Los funcionarios cubanos ni siquiera tuvieron que buscar una línea de remate para su respuesta a las nuevas sanciones de Estados Unidos, anunció el mismo día que, hace casi seis décadas, comenzó la invasión fallida de la isla socialista patrocinada por Estados Unidos.

El 17 de abril de 1961, un grupo bien armado de exiliados cubanos, entrenados y financiados por la CIA, aterrizó en la Bahía de Cochinos con el objetivo de derrocar al gobierno de Fidel Castro. Pero los invasores enfrentaron una fuerte respuesta de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y se rindieron después de solo tres días de lucha, mientras que Estados Unidos enfrentó una reacción internacional masiva por planear el golpe.

El ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, se apresuró a recordarle a Washington la vergonzosa equivocación que escribió en Twitter: “La escalada agresiva de Estados Unidos contra Cuba fracasará. Como en Girón (Bahía de Cochinos), venceremos «.

Rodríguez criticó las sanciones, a las que llamó «un ataque contra el derecho internacional y la soberanía de Cuba y terceros estados».

El asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton, anunció las nuevas sanciones a La Habana en un discurso ante los veteranos de la fallida invasión de Bahía de Cochinos.

«Bajo esta administración, no lanzamos líneas de vida a los dictadores. Los quitamos ”, subrayó.

Las sanciones verán que las remesas enviadas por ciudadanos estadounidenses a Cuba se limiten a $ 1,000 por persona por trimestre y los viajes no familiares restringidos para evitar que el gobierno cubano se beneficie del «turismo con velo». Cinco entidades más también se agregarán a la lista negra cubana, Incluida la aerolínea de propiedad militar Aerogaviota, dijo Bolton.

Fuente