“Es necesario resolver el problema relacionado con el noreste del país y la orilla izquierda del río Éufrates para garantizar el restablecimiento del control legítimo del Gobierno sobre la región”,  ha sido publicado  este miércoles en una rueda de prensa.

Entre otros objetivos importantes, el máximo diplomático ruso ha mencionado la necesidad de establecer un diálogo con los kurdo-sirios y asegurar los intereses de Turquía “en lo que se refiere a la seguridad en las zonas fronterizas de Siria”.

Según el ministro ruso de exteriores, en los próximos años, la situación es más estable en Siria, se debe cumplir, en un futuro cercano, la Comisión Constituyente del país árabe.

Los kurdo-sirios,  apoyados militarmente por EE.UU. , tienen bajo su control la mayor parte del noreste de Siria y buscan la autonomía de estas regiones.

Siria considera que los kurdo-sirios deben abandonar cualquier idea de autonomía si quieren desarrollar conversaciones con Damasco. Las autoridades sirias aseguran que la unión con los kurdos no solo beneficiaría los intereses nacionales, sino que también garantizaría la seguridad del país ante los enemigos externos.

Irán, Rusia y Turquía, como países garantes del proceso de paz en Siria, han insistido, por su parte, en la última reunión que mantuvieron en la ciudad rusa de Sochi (suroeste), en la importancia de respetar la soberanía territorial de Siria y hacer fracasar los intentos para desintegrar el país árabe.

 

Fuente