Decenas de personas murieron en India y Pakistán mientras el polvo pesado y las tormentas eléctricas azotan la región. Mientras que lo peor ya pasó, los meteorólogos esperan que el frente climático no se estabilice hasta el viernes.

Las poderosas tormentas desataron polvo, rayos, granizo, lluvia y fuertes vientos en el norte y centro de la India el lunes, arrancando árboles, dañando casas y líneas eléctricas en los estados de Madhya Pradesh, Gujarat, Maharashtra y Rajasthan.

Para el miércoles, al menos 64 muertes habían sido reportadas en todo el país, principalmente por rayos, caídas de árboles y personas electrocutadas por cables eléctricos sueltos, informa el Times of India. Al menos 25 muertes ocurrieron solo en Rajasthan, mientras que otras 21 muertes se registraron en Madhya Pradesh, 10 en Gujarat y tres en Maharashtra.

«Lo peor ya casi ha pasado», dijo el miércoles el jefe del Departamento Meteorológico de India, Mrutyunjay Mohapatra. “Habrá una reducción significativa en la actividad a partir de mañana. Para el viernes todo habrá terminado «.

Fuente