Doce meses después de su elección, el presidente Miguel Díaz-Canel ha establecido un nuevo estilo de Gobierno en medio de una situación económica compleja debido a las sanciones más severas de EE.UU., restricciones financieras y la crisis actual en Venezuela, el principal aliado de la nación caribeña.

Según los analistas, el mandatario ha enfrentado un año complejo debido al difícil contexto económico nacional y el adverso panorama internacional marcado por la agresividad de Washington contra la isla. No obstante, el presidente ha liderado el país con varios aciertos.

Incrementar la eficiencia económica ha sido su prioridad en medio de un escenario tenso en el que los envíos de petróleo desde Caracas han disminuido sustancialmente y las exportaciones no han alcanzado sus ingresos proyectados.

Potenciar sectores clave como el turismo, la biotecnología, energías renovables, infraestructuras y servicios médicos son las prioridades económicas del Gobierno de Miguel Díaz-Canel en los próximos años.

Fuente