A principios de este mes, Tokio anunció que toda la flota de combatientes furtivos F-35A de la Fuerza Aérea de Autodefensa Aérea de Japón (JASDF, por sus siglas en inglés) estaría temporalmente en tierra a raíz de un accidente aéreo ocurrido durante los simulacros.

El ministro de Defensa japonés, Takeshi Iwaya, anunció el sábado que Tokio continuará comprando aviones de combate estadounidenses a pesar del reciente accidente del F-35 en la parte norte del país.

«En este momento, no tenemos información que pueda llevar a un cambio en los planes [para comprar el F-35A]. No tenemos la intención de cambiar nuestros planes para la adquisición y el despliegue de dichos aviones», dijo el ministro según lo citado por La agencia de noticias Kyodo.

También señaló que Washington le había prometido a Japón un apoyo total en la investigación de la catástrofe al enviar un barco que podría realizar operaciones de búsqueda y recuperación en aguas profundas.

El avión japonés que se hundió en el Océano Pacífico el 9 de abril se convirtió en el primer caso de un choque del F-35A, ya que el modelo, introducido en 2016, acaba de entrar en servicio en varios países.

Fuente