La manifestación del sábado marca la 23ª semana consecutiva de protestas que han envuelto al país desde mediados de noviembre. El pasado sábado, unos treinta mil manifestantes participaron en las protestas.

Los manifestantes han recurrido a las redes sociales para movilizar a sus simpatizantes de las regiones de Francia para que se reúnan para las nuevas protestas llamadas «Ultimatum 2». Representantes del movimiento en Normandía ya han respondido a la convocatoria.

Los manifestantes pretenden convertir a París en la capital de las protestas de esta semana. El lugar principal del rally se ha mantenido hasta ahora en secreto.


Se espera que se realice otro mitin cerca de la Basílica de Saint Denis en el distrito norte de la capital. Los manifestantes buscan marchar hacia la plaza de la Bataille-de-Stalingrado y envolver su procesión en el terraplén de Quai Saint-Bernard.

Sin embargo, a los manifestantes se les ha prohibido realizar demostraciones en las cercanías de la Notre Dame de Paris por orden de la policía de la ciudad.

Según el ministro del Interior, Christophe Castaner, unos sesenta mil policías y gendarmes serán enviados para mantener el orden en las calles.

Se espera que se realicen más demostraciones en los centros regionales, como Toulouse, Montpelier y Burdeos. Sin embargo, los jefes de varios departamentos, entre ellos Loire-Atlantique y Rhône, han advertido contra las protestas no coordinadas con las autoridades locales.

Los mítines de chalecos amarillos han estado en curso en el país desde mediados de noviembre.

En marzo, los manifestantes arrasaron gran parte de los Campos Elíseos durante el «Ultimatum» anterior.

Fuente