El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se enfureció este viernes después de que fuera presentando el informe final del abogado especial Robert Mueller sobre la interferencia de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016.

«Algunas personas hacen declaraciones sobre mí en el Informe de crazy (loco) Mueller, escrito por 18 demócratas histéricos que me odian, que están fabricados y son totalmente falsos», dijo Trump en Twitter. «No fue necesario que respondiera a las declaraciones hechas en el ‘informe’ sobre mí, algunas de las cuales son totales ** mentiras y solo se dan para hacer que la otra persona se vea bien (o que yo me vea mal)».

Si bien Mueller determinó que había una falta de evidencia que vinculara la campaña de Trump con los intentos de Rusia de influir en las elecciones de 2016 a favor del actual presidente, no fue tan claro sobre si el presidente había o no obstruido la justicia.

Mueller agregó que si su equipo llega a la conclusión de que Trump estaba libre de cualquier posible obstrucción, lo declararía explícitamente.

«Sobre la base de los hechos y las normas legales aplicables, no podemos llegar a ese juicio», dice el informe.

La versión del informe entregada al público este jueves fue editada para proteger ciertos testigos y datos esenciales de seguridad nacional.

Mientras tanto el fiscal general William Barr, quien había defendido a Trump en la mañana de este jueves, dijo que pondría a disposición de un grupo selecto de legisladores bipartidistas una versión no editada del informe.

Por su parte, el presidente del Comité Judicial de la Cámara de Representantes, Jerrold Nadler, citó este viernes al Departamento de Justicia para ver la versión completa y no editada de la investigación, y puso como fecha máxima el 1 de mayo.

«Las diferencias en las versiones (la editada y la no editada) parecen ser significativas», dijo Nadler en un comunicado. «Hasta el momento no hemos visto ninguna de las pruebas reales que el asesor especial desarrolló para hacer este caso. Incluso la versión editada del informe describe los casos graves de irregularidades cometidos por el presidente Trump y algunos de sus asociados más cercanos. Ahora le corresponde al Congreso determinar el alcance total de esa supuesta mala conducta».

En una última instancia, el informe de Mueller aseguraría que el Congreso de EEUU tiene la opción de investigar a Trump por obstrucción de la justicia.

Precisamente Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, anunció una conferencia de prensa para el próximo lunes para abordar este «grave asunto» y, aunque ha dicho que el Congreso «no guardará silencio», no hizo más declaraciones.

 

Fuente