El primer ministro indio, Narendra Modi, condenó la serie de explosiones mortales que sacudieron a varias iglesias católicas de Sri Lanka y hoteles de cinco estrellas el domingo. Los ataques cobraron más de 185 vidas.

“Condenamos enérgicamente las terribles explosiones en Sri Lanka. No hay lugar para semejante barbarismo en nuestra región «, escribió Modi en Twitter, y agregó que India se solidariza con el pueblo de Sri Lanka.

Las explosiones ocurrieron en tres iglesias católicas abarrotadas justo cuando los fieles asistían a las misas del domingo de Pascua. Tres hoteles de lujo también fueron blanco de lo que se cree que son una serie de ataques coordinados. Según la policía, más de 150 personas murieron durante las explosiones y cientos resultaron heridas.

India y Sri Lanka disfrutan de fuertes lazos históricos y culturales. India es el hogar de alrededor de 70 millones de personas tamiles, mientras que la isla de Sri Lanka tiene una considerable minoría tamil. En 1987-1990, la India desplegó una fuerza de mantenimiento de la paz en Sri Lanka durante un conflicto prolongado entre los insurgentes tamiles y el gobierno central.