Según ha informado el vice primer ministro ruso, Yuri Borisov, quien se ha reunido este sábado con el presidente sirio, Bashar al-Asad, en Damasco (la capital de Siria), las dos partes han ultimado las negociaciones para la firma de un acuerdo económico sobre la ciudad costera de Tartus, en el mar Mediterráneo

“La clave que puede impulsar una dinámica positiva es el uso del puerto de Tartus. Mi visita ha cimentado los acuerdos y hemos hecho buenos progresos en esta cuestión, de manera que espero que podamos firmar el contrato en el plazo de una semana”, ha detallado Borisov.

Durante esta cita, ambas autoridades abordaron distintos temas, entre ellos, la crisis petrolera de Siria, así como las posibles vías para “reanimar” la economía del país árabe, según informan las fuentes rusas.

El diplomático ruso ha enfatizado que el acuerdo sobre Tartus dará un serio impulso al comercio mutuo. “Espero que sea beneficioso, en primer lugar, para la economía de Siria”, indica Borisov, agregando que el puerto “será utilizado durante 49 años por las empresas rusas”.

En diciembre de 2017, el presidente ruso, Vladímir Putin, firmó una ley de ratificación de un acuerdo entre Moscú y Damasco para modernizar y actualizar la base naval de Tartus (oeste de Siria).

A finales de 2017, Rusia estableció un contingente militar permanente en su base aérea Hmeimim (en el oeste de Siria) y otro en su base naval en el puerto de Tartus, con el fin de ayudar las operaciones del Ejército sirio contra los terroristas.

Todo el material bélico que Moscú ha llevado a Siria lo usa en la campaña antiterrorista en la que participa desde septiembre de 2015, a petición del Gobierno de Damasco.

 

Fuente