Rusia pidió a Estados Unidos que reconozca la existencia de un mundo multipolar y rechazó la aplicación por parte de Washington de sanciones unilaterales contra esta nación, Venezuela y Cuba.

Todos los que tienen una opinión personal sobre las relaciones amistosas con las naciones de América Latina, dijo el líder de Crimea, Serguei Aksionov, al responder una pregunta , en el marco del 5º Foro Económico Internacional de Yalta.

Según Aksionov, Estados Unidos piensa que es único, pero debe comprender que el mundo es multipolar y que es necesario tener en cuenta la opinión de la gente, especialmente de Cuba.

El pueblo cubano tiene la oportunidad de luchar por sus derechos y por su libertad, dijo el jefe del Gobierno, al comentar sobre la imposición por parte de Washington de nuevas restricciones contra la isla.

Pero en mi opinión, el mecanismo mismo de las sanciones dejó de ser una novedad, porque no plantea nada global, mientras que algunas naciones afectadas ya han creado su propio antídoto, dijo Aksionov, que parecía tener en cuenta el caso de Rusia para su respuesta.

Después del rechazo por parte de Moscú del golpe de estado en Kiev, en febrero de 2014, y el apoyo a la soberanía de Crimea y la causa de la población rebelde de Donbass, Occidente impuso sanciones unilaterales que llevaron a esta nación a aplicar contramedidas que afectaron a Europa.

Rusia y Cuba pasaron por el camino de las sanciones. Pero para algunos funcionarios de nuestras regiones, las contramedidas aplicadas por Rusia en respuesta a las restricciones de Occidente más bien ayudan a un aumento, especialmente en la esfera agrícola, consideró Aksionov.

Después de la aplicación de restricciones occidentales y contramedidas rusas, se lanzó el mercado nacional para el desarrollo de la producción agroindustrial, estimó el líder de Crimea.

Para algunos, como en el caso de nosotros, las sanciones son una ventana para desarrollar potencial y encontrar un camino propio, consideró Aksionov, en clara alusión al poderoso programa de sustitución de importaciones del gobierno ruso, especialmente en la agricultura.

Por otro lado, el jefe del gobierno de esta península destacó la presencia de delegados de países latinoamericanos en el foro de Yalta y pronosticó que, para la sexta edición del próximo año, podría haber una representación latinoamericana cualitativamente más alta.

En esta ocasión, entre los 4.500 delegados de más de 80 países, hubo representantes de Nicaragua, México, Guatemala, Argentina y Brasil.

Fuente