El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, admitió hoy que en el caso de la corrupción México pasó del lugar 35 entre los países más corruptos del mundo al 136.

En su conferencia de prensa matutina desde Veracruz, el mandatario dijo que ese retroceso se dio en tres sexenios, los dos de Vicente Fox y Felipe Calderón del Partido Acción Nacional, y el de Enrique Peña Nieto del Revolucionario Institucional.

López Obrador informó que las reuniones de seguridad matutinas se realizarán también desde los estados de la República y no solamente desde la capital como hasta ahora.

Señaló que esa decisión ya había sido tomada y que, por lo tanto, su visita este fin de semana a Veracruz estaba programada pero coincidió con la masacre que acaba de concluir en la localidad de Minatitlán donde fueron asesinadas 13 personas incluido un bebé.

Dijo que habían escogido Veracruz para hacer un análisis de lo que está sucediendo y apoyar al Gobierno del estado y los municipales para garantizar la paz y la tranquilidad y lamentó mucho lo ocurrido en esa localidad.

Aseguró que su compromiso es garantizar la paz en este estado que lo habían dejado en una situación lamentable de conflicto, de crisis, de corrupción y contubernio entre delincuencia y autoridades.

Expresó que ya no hay ese contubernio ni se tolera la impunidad arriba, ni en la presidencia ni en el Gobierno del estado; ‘aquí en Veracruz había mucha complicidad entre la delincuencia y las autoridades y eso ya se termina’.

Alertó que en el caso de la corrupción hay una tendencia al alza considerable la cual hay que frenar

Pero además, agregó, nos encontramos también con una caída de la producción petrolera de dos millones 400 mil barriles diarios desde la reforma de Peña Nieto a un millón 150 mil, una caída en picada.

En el caso de la pobreza y abandono al pueblo lo mismo, aseguró, al ejemplificar esa afirmación con el dato de que 16 millones de jóvenes cayeron en pobreza, y lo mismo ocurrió con la violencia que se disparó hacia arriba desde la época de Calderón y no se ha detenido.

Explicó que en materia de violencia su gobierno está empezando a estabilizar la situación a fin de parar la tendencia al crecimiento, y admitió que considera les va a llevar tiempo resolver el problema, pero va a empezar a bajar, lo mismo en el caso del petróleo que estamos deteniendo la caída, estabilizando y aumentando la producción.

En la lucha contra la corrupción igual pues llegó al máximo nivel en el neoliberalismo y ya se está frenando, agregó.

Nuestros adversarios fabrican noticas falsas sobre esos temas, es decir que los que callaban como momias cuando se saqueaba al país y lo convertían en un cementerio, ahora gritan como pregoneros que hay violencia y no se detiene, acotó.

Fuente