En la noche de este sábado dos adolescentes fueron arrestados en Irlanda del Norte en relación con el asesinato de la periodista Lyra McKee durante intensos disturbios, dijo la Policía.

Los sospechosos, de 18 y 19 años de edad, fueron detenidos bajo la legislación antiterrorista por los servicios de policía de Irlanda del Norte (PSNI) y fueron trasladados a una estación de policía en Belfast para ser interrogados.

“Los detectives del equipo de investigación principal arrestaron a dos hombres, de 18 y 19 años de edad, en virtud de la Ley de terrorismo, en relación con el asesinato de Lyra McKee en el área de Creggan en Derry, el jueves 18 de abril. Han sido llevados a la estación de Musgrave», dijo el PSNI en un comunicado.

Las imágenes de CCTV publicadas por la Policía este viernes muestran a McKee de pie entre una multitud de civiles junto a los vehículos de la Policía. Frente a la multitud de civiles se puede ver una figura encapuchada que sostiene un arma detrás de una pared y dispara hacia los vehículos de la policía, y a otro individuo que parece estar recogiendo lo que se cree son casquillos de bala.

Se esperan más vigilias por la periodista, de 29 años, en Irlanda del Norte. Su asesinato ha sido condenado por políticos de toda la región y ha reunido al público en general para pedir la paz y la estabilidad.

«El asesinato de Lyra también fue un ataque a todas las personas de esta comunidad, un ataque a la paz y los procesos democráticos», se lee en una declaración conjunta de los seis principales partidos de Irlanda del Norte, incluido el DUP y el Sinn Fein, y agrega que «este es un momento para sentar cabeza”.

La primera ministra, Theresa May, en una declaración en Twitter calificó el asesinato de «impactante y verdaderamente sin sentido» y ofreció sus condolencias a su familia y amigos, describiéndola como «una periodista que murió haciendo su trabajo con gran coraje».

La Policía y los servicios de inteligencia creen que los grupos republicanos disidentes están detrás de los recientes disturbios en la zona y culpan al llamado Nuevo IRA por el asesinato de McKee.

La frontera irlandesa ha sido el principal punto de discusión de las negociaciones del brexit entre Londres y Bruselas. El acuerdo de May ha sido rechazado tres veces debido al mecanismo de respaldo, que impediría los controles aduaneros. Ambas partes están de acuerdo en que no debería haber una frontera dura en la isla de Irlanda, pero aún está por verse si se puede lograr un nuevo acuerdo que impida que esto suceda.

Desde que el Reino Unido votó para abandonar la UE en 2016, la tensión dentro de Irlanda del Norte, que votó para permanecer en la Unión, ha comenzado a aumentar de manera constante a medida que las perspectivas de una frontera dura amenaza con deshacer el frágil Acuerdo de Viernes Santo de 1998.

El acuerdo puso fin a décadas de conflicto sectario entre los católicos republicanos que quieren una Irlanda unida y los protestantes sindicalistas que desean permanecer en Reino Unido.

Fuente