Desde la ribera Sur de esta ciudad industrial se observan hoy huellas del denominado »Puente roto», viaducto destruido por Estados Unidos en 1950 para estrangular a Pyongyang durante la Guerra de Corea (1950 — 1953).

El enlace fue fabricado en 1911 sobre el río Amnokgang, Yalu para los chinos, con vistas a unir a Sinuiju en la actual República Popular Democrática de Corea (RPDC) con Dandong en el gigante asiático.

Cuando fue bombardeado hace 69 años recibió muchas de las 635 mil toneladas de bombas lanzadas por Estados Unidos contra Corea, objetivo total de la operación ‘Strangle’ (Estrangular).

En esa acción protagonizada por aviones B-29, también murieron centenares de los 282 mil civiles coreanos que perdieron la vida en el mismo período, según documentos de 1953 de la desaparecida Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

Tal acribillamiento a la mole de hierro y metal de casi mil metros de largo, tuvo precisión quirúrgica, pues solo hizo trizas la mitad más cercana a esta ciudad, considerada la mayor puerta de entrada fronteriza entre Pyongyang y Beijing.

Ese hecho no fue casual, el general jefe del Comando Aéreo Estratégico estadounidense en esa guerra, Curtis LeMay, indicó personalmente a sus pilotos la orden transmitida de que ninguna bomba lanzada debía explotar en suelo chino.

De esa manera se buscaba evitar la agresión a China y atenuar las críticas por bombardear un puente, acción prohibida desde el 28 de junio de 1950 por la Resolución 83 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Ahora desde la orilla sinuijuense del Amnokgang, solo pueden contemplarse con nostalgia, algunas de los sólidos pilotes que soportaban del andamiaje de aquel puente fabricado hace 108 años.

Por allí pasaron hasta 1950 suministros chinos y soviéticos que ayudaron a defenderse a las tropas de Kim Il Sung, luego de la agresión sufrida por la RPDC por parte de Estados Unidos y sus aliados.

Sin embargo, el acceso al puente por la ciudad portuaria China y zona franca que se observa desde aquí, Dandong, es libre y posee fines turísticos.

Así lo confirmó Prensa Latina, tras cruzar por unas horas por el único lugar disponible para locales y extranjeros en los casi 800 kilómetros fronterizos de río, el denominado Puente de la Amistad.

También desde la parte de China del otrora viaducto, el visitante puede conocer la historia del lugar, y perpetuarse en imágenes junto a algunas de las bombas lanzadas por Estados Unidos en 1950.

Fuente