Estas señales, emitidas por estrellas «parpadeantes» distantes, se convirtieron en música, cada una con su propia frecuencia y un sonido distinto. El video publicado por la agencia espacial rusa Roscosmos muestra a todos «jugando» juntos.

Los púlsares son estrellas de neutrones de rotación rápida. El giro rápido les permite barrer el cielo como faros con poderosos rayos de radiación electromagnética. Es por eso que parecen estar constantemente «parpadeando» para los observadores en la Tierra.

La frecuencia de sus señales, grabadas por el radiotelescopio ruso Spektr-R, también conocido como RadioAstron, se convirtió en ondas de sonido, y cada púlsar tenía su propia melodía única.

Fuente