“Nunca dije que habría una guerra israelí contra El Líbano en el verano (…) Hay muy pocas probabilidades de que Israel lance otra guerra. El ejército israelí no está preparado para ninguna agresión contra el país. Personalmente, no creo que algo así llegue a suceder”, ha dicho este lunes el secretario general del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), Seyed Hasan Nasralá.

De este modo, el líder del movimiento libanés tacha de falsa y emitida en un mal momento, la publicación del diario kuwaití Al-Rai, según la cual, Hezbolá y el régimen de Israel “están entrando en una guerra este verano”.

Asimismo, recuerda que Israel es un enemigo “engañoso” y “codicioso”, pero decir que puede neutralizar misiles es falso. “Ese régimen no es capaz de enfrentar ataques con misiles”, ha subrayado el líder de Hezbolá, además de afirmar que el movimiento libanés está preparado para los peores escenarios, pero no entrará en un análisis político.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en una nueva amenaza contra el movimiento libanés, conminó el pasado diciembre a Beirut a frenar los movimientos de Hezbolá, de lo contrario, amenazó con atacar al país árabe.

En respuesta, Nasralá recordó que Hezbolá posee “suficientes” misiles guiados de precisión que los apuntaría a cualquier lugar que considerase necesario. “El campo de batalla en una guerra futura abarcará todos los territorios palestinos (ocupados por Israel) y nuestros misiles pueden golpear cualquier objetivo”, declaró entonces.

El régimen israelí ha librado tres guerras en El Líbano: en 1982, 2000 y 2006. Después de la última contienda bélica, la capacidad disuasiva de Hezbolá se ha incrementado notablemente, según han admitido las autoridades israelíes, que aventuran que este movimiento cuenta en sus almacenes con aproximadamente 150 000 misiles y podría derrotar al régimen de Tel Aviv.

Fuente