El martes, Tokio eliminó el impulso de aplicar «máxima presión» a Corea del Norte desde su política exterior oficial. La medida es vista como un aparente debilitamiento de la posición de Japón cuando las principales potencias se comprometen con Pyongyang, dijo AFP. En el «Libro azul diplomático» del año pasado, Japón dijo que estaba coordinando esfuerzos con sus aliados para «maximizar la presión sobre Corea del Norte por todos los medios disponibles». Sin embargo, este lenguaje se eliminó de la edición de este año. Fue elaborado después de que los diplomáticos «hubieran tenido en cuenta de manera integral los últimos desarrollos en torno a Corea del Norte», dijo el portavoz del gobierno, Yoshihide Suga. «Se han producido importantes avances en la situación que rodea a Corea del Norte a la luz de eventos como las cumbres entre Estados Unidos y Corea del Norte en junio del año pasado y febrero», dijo Suga.

Fuente