El domingo de Pascua se produjeron múltiples explosiones en Sri Lanka, que afectaron a varias iglesias con fieles católicos, así como a hoteles en Colombo y otras ciudades.

En las imágenes de CCTV que han aparecido recientemente, se ve a un presunto atacante suicida ingresando a la Iglesia de San Sebastián en Negombo minutos antes de una explosión.

Según un portavoz de la policía, el número de personas muertas en una serie de ataques mortales en Sri Lanka ha aumentado a 310.

Después de las explosiones, las autoridades lanzaron una operación de seguridad masiva. Hasta el lunes, al menos 24 personas fueron detenidas en relación con los ataques. Las autoridades introdujeron y reintrodujeron el toque de queda y desplegaron 1,000 tropas adicionales en Colombo.

Fuente