Los magistrados de la Quinta Sala del Supremo Tribunal de Justicia (STJ) de Brasil aprobaron, por unanimidad, reducir la pena contra el expresidente Luiz Inácio Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero.

La sentencia de segunda instancia que cumple el exmandatario desde abril de 2018 bajó de 12 años y 11 meses a 8 años, 10 meses y 20 días. Este caso es por aceptar un tríplex de lujo en Guarujá, en el estado de Sao Paulo, como parte de pago de un soborno de la constructora OAS, que recibió millonarios beneficios de contratos con la petrolera estatal Petrobras.

Votaron la reducción de la pena los jueces Felix Fischer, relator de los procesos de Lava-Jato y quien propuso la reducción de la pena, Jorge Mussi, Ribeiro Dantas y el presidente de la Quinta Sala, Reynaldo Soares da Fonseca.

Según indican medios brasileños, el expresidente podrá salir de la cárcel en septiembre de este año o recibir un beneficio de un régimen semiabierto, con derecho al trabajo diurno.

No obstante, como responde por otros procesos, Lula aún puede enfrentar nuevas condenas que lo mantengan en prisión, o si obtiene la prisión domiciliaria, podría volver a la cárcel.

El diario O Globo detalló que el magistrado Joel Ilan Paciornik no hizo parte del juicio de este martes, porque su abogado ampara a Petrobras, que es asistente de acusación en el caso.

Aunque Lula fue a prisión por el caso del tríplex, en febrero pasado el expresidente y líder del Partido de los Trabajadores (PT) fue condenado nuevamente a 12 años de prisión y 11 meses por aceptar reformas por USD 270.000 en un apartamento ubicado en Atibaia, Sao Paulo, en otro pago a sus favores políticos de las constructoras Odebrecht y OAS.

 

Fuente