El director ejecutivo de Twitter, Jack Dorsey, se reunió con Donald Trump en la Casa Blanca el martes, el mismo día en que el presidente tuiteó que el Congreso debería «involucrarse» en una batalla contra las prácticas «discriminatorias» de la compañía de medios sociales.

En una serie de tuits, Trump dijo que era «muy cierto» que él era lo mejor que le había pasado a la empresa, pero que Twitter no lo «trata bien como a un republicano».

El presidente se quejó de que su cuenta de seguidores sería «mucho mayor» si Twitter «no estuviera jugando sus juegos políticos».

«No es de extrañar que el Congreso quiera involucrarse, y deberían hacerlo», dijo.

La reunión entre Trump y Dorsey, informada anteriormente por Motherboard, fue confirmada por la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders. Twitter no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

Hasta el martes por la mañana, Trump contaba con 59.9 millones de seguidores en Twitter, lo que lo convirtió en el decimotercer usuario más seguido en la red de medios sociales detrás de personajes como el expresidente Barack Obama y las cantantes Katy Perry y Taylor Swift. Sin embargo, el presidente ha expresado reiteradamente su disgusto con una iniciativa llevada a cabo por Twitter el año pasado para eliminar decenas de millones de cuentas sospechosas. La compañía dijo que intentaba ayudar a combatir el contenido manipulador y abusivo mediante la eliminación de perfiles falsos.

El presidente perdió a cientos de miles de seguidores en la purga, al igual que muchos de los usuarios más visibles de la compañía, incluido Dorsey, quien dijo que perdió cerca de 200 mil seguidores como parte de la iniciativa.

Dorsey dijo a los legisladores en septiembre que la compañía no estaba sesgada y que había explicaciones técnicas para cada ejemplo que los republicanos habían planteado para presionar su caso al acusar a la empresa de sesgo político. Twitter dijo que alrededor del 38 por ciento del contenido abusivo ahora se detecta a través de la tecnología y queda marcado para realizar una revisión humana posterior, iniciativa que hasta el año pasado no existía.

«Estamos adoptando un enfoque más proactivo para reducir el abuso y sus efectos en Twitter», dijo Dorsey el martes en un comunicado. «Estamos reduciendo la carga sobre las víctimas y, de ser posible, tomar medidas antes de que se denuncie el abuso».

Fuente