EE.UU. reanima su doctrina Monroe a fin de restringir la soberanía de los países latinoamericanos”, declaró el miércoles Serguéi Shoigú en su intervención en la VIII Conferencia de Seguridad Internacional de Moscú (MCIS, por sus siglas en inglés).

Asimismo, el alto funcionario ruso aseveró que el Gobierno de EE.UU., presidido por Donald Trump, pretende presionar a todos aquellos que no comulguen con su política.

En este sentido, el ministro ruso reveló que un ejemplo de ello es la situación en Venezuela, donde el Gobierno legítimo del presidente venezolano, Nicolás Maduro, es blanco de una presión “sin precedentes” desde el exterior.

La doctrina de James Monroe, planteada en 1823 contra el colonialismo europeo en el continente americano, se resume en una frase: “América para los americanos”; no obstante, después Washington la empleó para justificar su intervención en los países de la región.

Shoigú indicó que, ante la política de EE.UU. basada en la mencionada doctrina, Rusia está dispuesta a fortalecer la cooperación militar con los países de América Latina. “Esa cooperación da sus frutos”, agregó al respecto el titular ruso de Defensa.

Además, destacó que entre “los amigos y aliados tradicionales” de Rusia en América Latina se encuentran Cuba, Nicaragua, Venezuela, Brasil, Bolivia, México, Uruguay, Paraguay y Chile.

“Apreciamos el nivel de confianza alcanzado y trabajaremos para aumentarlo”, añadió Shoigú.

Destacar que el canciller cubano, Bruno Rodríguez, denunció hace unos días la política “monroísta” de EE.UU. y aseveró que el objetivo de las hostilidades de Washington hacia ciertos países de la zona, particularmente Cuba y Venezuela, es restablecer su hegemonía en América Latina.

Venezuela, por su parte, acusa a Washington de tratar de imponer esa “anacrónica e ilegal” doctrina al apoyar abiertamente al golpista Juan Guaidó, jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —de mayoría opositora y declarada en desacato en 2016—, autoproclamado “presidente interino” del país bolivariano.

 

Fuente