En una clara señal de rechazo, los representantes de algunos de los países que integran el Grupo de Lima se levantaron de sus sillas y se retiraron este miércoles de la Asamblea General de las Naciones Unidas justo cuando el canciller venezolano iniciaba un discurso sobre la importancia del multilateralismo.

Embajadores y miembros de las misiones ante la ONU de 11 países que forman parte del grupo salieron de la sala en silencio después de que el canciller Jorge Arreaza subió al podio.

Los países fueron Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá, Paraguay y Perú. El grupo nació en 2017 para buscar soluciones pacíficas a la crisis que vive Venezuela. El gesto significó un claro rechazo hacia el gobierno del presidente Nicolás Maduro.

Arreaza, que habló en nombre del Movimiento de Países No Alineados, prosiguió su discurso sin inmutarse. Antes del foro se había reunido con el secretario general de las Naciones Unidas, Antonio Guterres, a puertas cerradas. Arreaz no habló con los periodistas que esperaban la salida de ese encuentro.

El foro en la Asamblea General se celebra con motivo del Día Internacional del Multilateralismo y Diplomacia para la Paz.

Fuente