El partido español de izquierda Podemos denunció que WhatsApp cerró sus cuentas el pasado lunes tras el debate en RTVE, pese a que han cumplido con todas las condiciones de uso.

Juanma del Olmo, secretario de Comunicaciones de Podemos, dijo que operan en WhatsApp de la misma manera que los otros partidos y con el consentimiento expreso de cada uno de los usuarios que desea recibir información.

Podemos tenía a 60.000 inscritas en su WhatsApp; la empresa de Mark Zuckerberg no se ha pronunciado de manera pública, pero ha respondido al partido que «no permiten el envío de mensajes masivos».

El uso de WhatsApp en la política no es nuevo y tuvo su punto de ebullición en las elecciones de Brasil en 2018, que ganó el candidato de derecha Jair Bolsonaro.

La campaña de Bolsonaro se enfocó agresivamente en los mensajes de difusión masiva, con los que divulgó información falsa (fake news) de su contrincante del PT, Fernando Haddad.

La cuenta de Bolsonaro fue cerrada, pero después de que el Tribunal Supremo Electoral de Brasil lo ordenara.

Fuente