El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció hoy de manera oficial que el próximo lunes se iniciará la construcción del nuevo aeropuerto internacional en la base militar de Santa Lucía, en el estado de México.

En su habitual conferencia de prensa matutina el mandatario presentó al secretario de Defensa, general Luis Crescencio Sandoval, y a otros altos oficiales que estarán al frente de las obras para mejorar sustantivamente el sistema aeroportuario de la Ciudad de México.

El mandatario informó también la cancelación oficial del proyecto del nuevo aeropuerto internacional de Texcoco, paralizado desde el mismo momento en que tomó la presidencia de la República el 1 de diciembre de 2018, pero que sufrió un proceso legal de varios meses ya culminado y se cierra definitivamente para convertirse en un grandioso parque nacional.

Paralelamente se recuperará la zona donde se construía la instalación y se convertirá en el mayor parque nacional para beneficio de la población del valle siempre enfocado en crear oportunidades y aprovechar los retos para diseñar un proyecto social que abarcará 12 mil 500 hectáreas, recuperar el paisaje y lograr una proporción positiva de áreas verdes por habitante, indicó.

El desarrollo del aeropuerto de Santa Lucía queda a cargo de la Secretaria de Defensa Nacional y del cuerpo de ingenieros del Ejército, con el general Gustavo Vallejo dirigiendo el equipo.

Este oficial explicó que el nuevo aeropuerto convivirá con la base aérea actual, será una instalación estratégica que funcionará las 24 horas del día con modernos sistemas de navegación y seguridad, orientación satelital y limpieza de aeronaves funcional, económico y sostenible con el medio ambiente, y con una proyección de desarrollo de 50 años, es decir, que no dejará de desarrollarse.

Esto significa, aclaró, que satisfará una escalada de pasajeros en 50 años vista, aunque su fecha de terminación sea el 2021, pero su máxima potencia será escalonada durante medio siglo para absorber en ese tiempo el aumento de pasajeros que seguramente se irá dando, y lo mismo sucederá con su infraestructura para la interconexión con la ciudad.

El nuevo aeropuerto tendrá tres pistas clave con referencia hacia las naves más modernas actuales y futuras a fin de garantizar las operaciones con todas las garantías y un enfoque hacia un incremento muy alto de pasajeros para mover 20 millones de usuarios escalable a 80 millones, con una terminal de combustible de 25 millones de litros hasta 75 millones y sistemas de salvamento adecuados.

Además de los sistemas de interconexión vial para el tránsito de ese enorme volumen de pasajeros el aeropuerto será austero en su diseño con trazos basados en la lógica y la racionalidad eficiente y funcional, sustentable y positiva que reduzca el consumo energético y las emisiones contaminantes, economizando el agua en su construcción y en las operaciones, explicó.

Fuente