Se espera que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el primer ministro japonés, Shinzo Abe, durante las reuniones bilaterales en la Casa Blanca el viernes, discutan una variedad de temas que incluyen acciones futuras a tomar en Corea del Norte luego de los recientes desarrollos en las conversaciones de desnuclearización.

El viaje de Abe a los Estados Unidos se produce en medio de una serie de informes de los medios de comunicación de que los funcionarios de Corea del Norte no están contentos con el equipo de negociaciones de los Estados Unidos, y una semana después de que Pyongyang probara una nueva arma táctica.

«Es una oportunidad importante para que los líderes intercambien puntos de vista sobre los desarrollos recientes con Corea del Norte y coordinen acciones futuras … encaminadas a lograr la desnuclearización definitiva y totalmente verificada de Corea del Norte», dijo un alto funcionario de la administración estadounidense a periodistas durante una conferencia telefónica. el jueves.

El funcionario dijo que todas las acciones futuras también incluirían consultas con el aliado de Estados Unidos, Corea del Sur.

Ambos líderes también revisarán los desarrollos recientes en la región del Indo-Pacífico y discutirán los próximos pasos para abordar cualquier desafío, dijo el funcionario.

También se espera que Trump y Abe discutan los esfuerzos para mejorar el comercio y la inversión entre los países, según la Casa Blanca.

Además, el funcionario agregó que Trump y Abe hablarán sobre las prioridades para la Ministerial de Finanzas del G-20 que se llevará a cabo en Osaka, Japón, a fines de junio.

Los dos líderes también están programados para jugar golf en el Trump National Golf Club en Sterling, informó el Washington Post.

En junio pasado, el líder norcoreano Kim Jong Un y Trump durante las conversaciones en Singapur expresaron su compromiso con la desnuclearización de la península de Corea.

A fines de febrero, Trump y Kim celebraron su segunda cumbre en la capital vietnamita en un intento por dar un mayor impulso al proceso de desnuclearización en la península de Corea. La muy anticipada reunión no logró un acuerdo, y los líderes abandonaron la cumbre antes de lo planeado. Las negociaciones se vinieron abajo después de que Pyongyang dijera que quería que Washington levantara todas las sanciones en el país antes de que comenzara a desnuclearizarse, a lo que Estados Unidos no podía acceder.

Fuente