La policía marroquí usa cañones de agua para dispersar una manifestación en Rabat por miles de maestros contratados que protestan por sus condiciones de empleo.

Fuente