En una declaración conjunta emitida el viernes después de la 12.ª ronda de las conversaciones de Astaná (capital de Kazajistán), para la solución de la crisis en Siria, los países garantes de la paz en el país árabe reafirmaron su fuerte compromiso “con la soberanía, independencia, unidad e integridad territorial de la República Árabe Siria; y con los propósitos y principios de la Carta de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”.

Teherán, Ankara y Moscú también consideraron que el reconocimiento de los altos del Golán como territorio del régimen israelí amenaza la paz y la seguridad en el Oriente Medio.

“Es imprescindible respetar los principios y la Carta de las Naciones Unidas y condenar la declaración de Trump sobre el Golán sirio ocupado, que contraviene la resolución Nº 497 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU)”, precisó el texto final.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó en marzo una declaración oficial en la que reconocía la soberanía israelí sobre los altos del Golán ocupados en 1967. Damasco lo consideró como un ataque flagrante a su soberanía e integridad territorial.

Asimismo, la declaración final de Astaná hizo hincapié en la necesidad de implementar el acuerdo de Sochi (en Rusia) sobre la provincia norteña de Idlib y acabar con el terrorismo allí, además de continuar llevando ayudas humanitarias a todos los sirios lejos de cualquier politización.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, acordaron en septiembre pasado en Sochi crear una zona desmilitarizada en Idlib, considerada el último bastión de los terroristas, en particular del Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath Al-Sham), que según varios informes cuenta con el apoyo del Occidente y algunos Estados árabes ribereños del Golfo Pérsico.

La nota estimó necesaria la colaboración de la comunidad internacional, en especial la ONU, para facilitar el retorno de los desplazados sirios a su país ya que el Gobierno del país árabe ha preparado las condiciones para ello.

Según la declaración final, está previsto que la próxima ronda de conversaciones de Astaná se celebre en julio próximo.

Fuente