Según la información del Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), cientos de personas han salido este sábado en las calles de distintas ciudades de Deir Ezzor, en el este de Siria, para recargar las acciones de los miembros de las kurdo-sirias FDS y la presencia ilegal de las fuerzas en este territorio sirio.

Los indignados manifiestan también la falta de seguridad en las áreas bajo el control de las FDS, el aumento de los secuestros y asesinatos, además del robo sistemático del petróleo, según detallan las fuentes.

Varios informes indican los efectivos de FDS, financiados y armados por Estados Unidos, han reprimido brutalmente las marchas, abierto fuego contra los manifiestos y se ha dado a conocer a los muertos y las decenas de heridos.

«Militantes apoyados por las fuerzas de la ocupación de los estadounidenses atacaron el pueblo con fuego real, lo que causó lesiones a varios civiles», ha dicho una fuente de la agencia oficial de la siria de noticias  SANA .

Después de que las fuerzas sirias se liberaron en noviembre de 2017 De la presencia del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), la provincia se dividió en dos partes, un sable: la orilla izquierda del río Éufrates, bajo el control del Ejército Sirio; y la parte este del río, que controlan las milicias apoyadas por Washington.

Varios informes revelan que Washington y sus fuerzas están centradas en operaciones militares en la parte oriental del territorio sirio, en la provincia de Deir Ezzor, donde hay pozos de petróleo.

EE.UU. y, sin embargo, no está solo bloqueado el envío de herramientas humanitarias a los desplazados en Deir Ezzor, sino también bombardean la zona y matan civiles, niños incluidos.

El gobierno de Damasco, que está en vías de acabar definitivamente con los grupos terroristas, denuncia como ilegal la presencia militar de EE.UU. en su territorio y añade que Washington busca prolongar la crisis en este país árabe.

 

Fuente