El alcalde de Ottawa, Jim Watson, declaró el estado de emergencia en la capital canadiense luego de una crecida del río Ottawa que se ha mantenido por días: “Estoy declarando un estado de emergencia y pido ayuda de la provincia y el Ejército», escribió Watson en Twitter.

Environment Canada emitió una advertencia el viernes ante el inminente incremento de precipitaciones que empeorarán el escenario «debido a la limitada capacidad del suelo para absorber la lluvia». Por tal razón, 400 soldados fueron desplegados para ayudar a los afectados en ciudad y las áreas circundantes.

El primer ministro de la provincia de Ontario, Doug Ford, aseguró que el culpable es el cambio climático, que ha afectado las casas de la región por segunda vez en tres años. Luego de recorrer algunas de las secciones inundadas el viernes, Ford dijo que «duele el corazón» al ver la devastación.

Además, aseguró que cuando finalice la emergencia se reunirá con los propietarios para determinar cuáles son los pasos necesarios para proteger sus hogares en el futuro y ofrecer una compensación para que las personas se muden a un terreno más alto: «Estas personas no pueden pasar por esto cada año».

Al otro lado del río Ottawa, en la ciudad de Gatineau de la provincia de Quebec, más de 3.148 casas están bajo el agua y otras 2.300 están rodeadas por la creciente del río. La marina canadiense ha ayudado a evacuar a las personas en barco.

A principios de la semana, el primer ministro Justin Trudeau realizó una gira por Gatineau y dijo que las comunidades tendrán de ahora en adelante medidas necesarias para disminuir el impacto del cambio climático. Con más lluvia en el pronóstico, los funcionarios aseguraron que los niveles máximos de agua en Ottawa se alcanzarán dentro los siguientes 5 días.

Fuente