Un joven de 19 años armado con un rifle inició un tiroteo al interior de una sinagoga ubicada en la localidad de Poway, en las afueras de San Diego, que dejó como saldo una mujer muerta y tres heridos, informaron autoridades locales.

El sujeto, cuyo nombre no fue revelado a la prensa, escapó en un automóvil y llamó poco tiempo después al servicio de emergencia 911 para confesar que estuvo involucrado en el tiroteo, dijo David Nisleit, jefe de la policía de San Diego.

Cuando uno de los oficiales alcanzó al joven en la carretera, «el sospechoso se estacionó y salió del automóvil con las manos en alto y fue apresado de inmediato», detalló.

El oficial encontró un rifle tipo AR en el asiento delantero de la unidad.

Por otra parte, William Gore, sheriff del condado de San Diego, indicó que se desconocen aún el móvil del tiroteo.

Autoridades señalaron que están revisando publicaciones que el agresor hizo en sus redes sociales.

Elementos de la policía del condado de San Diego recibieron un llamado de asistencia alrededor de las 11:30 horas. Una hora más tarde, cuatro pacientes fueron internados en el centro hospitalario de Palomar, dijo Derryl Acosta, vocera del nosocomio.

Sin embargo, las autoridades de la zona realizan labores de patrullaje en centros religiosos aledaños, explicó David Nisleit, jefe de la policía de San Diego.

Este tiroteo se da justamente seis meses después del que ocurriera en una sinagoga en Pittsburgh, que dejó como saldo 11 muertos en el que fue calificado como el ataque más sangriento contra la comunidad judía en la historia de Estados Unidos.

Un número considerable de patrullas de la policía arribaron a la ciudad de Poway, ubicada a 32 kilómetros al norte de San Diego.

Fuente