El equipo de campaña de Joe Biden, quien fuera vicepresidente de Estados Unidos, afirmó haber recaudado 6.3 millones de dólares en su primer día desde que anunciara su campaña a la Presidencia, una cifra que supera lo reunido por sus compañeros demócratas en el mismo periodo.

Según el equipo, Biden recibió, en promedio, 41 dólares de alrededor de 96 mil donantes. El 97 por ciento de los contribuyentes que donaron en línea a la campaña del exvicepresidente dio aportaciones menores a los 200 dólares

La mayoría de quienes han expresado su deseo de conseguir la nominación demócrata para la Presidencia de EU han presumido el total de donaciones conseguidas en su primer día de campaña como una señal del respaldo de sus votantes.

Las sumas más grandes recaudadas en un día para un aspirante demócrata habían sido las de Beto O’Rourke, que reunió 6.1 millones de dólares, y la del senador Bernie Sanders, que acumuló 5.9 millones de dólares

Después de meses de preparación y especulación, Biden lanzó el jueves de manera formal su campaña a la Presidencia, carrera que comenzó con ventaja en la mayoría de las encuestas, donde es seguido por Sanders.

La recaudación total de un primer día de campaña se han convertido en una especie de ‘termómetro’ para quienes aspiran a la Presidencia estadounidense.

Con los 6.3 millones de dólares, quien fuera compañero del expresidente Barack Obama podría haber disipado las dudas de algunos miembros del Partido Demócrata quienes cuestionaban su habilidad para recaudar fondos y sostener su ‘condición de favorito’ en la carrera demócrata.

Según TJ Ducklo, vocera de la campaña, más de 65 mil aportaciones provinieron de nuevos donantes cuyos nombres no estaban registrados.

Agregó que una hora y media después de que Biden publicara el video con el que lanzó de forma oficial su candidatura, la campaña recibió donaciones de los 50 estados de la Unión Americana.

Como sus rivales demócratas, Biden se comprometió a rechazar aportaciones de comités políticos o lobistas. Sanders y la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren, incluso prometieron no asistir a reuniones en donde los donantes puedan interactuar de forma directa con los candidatos y firmar cheques por grandes cantidades.

Biden, quien actualmente tiene 76 años, asistió la noche del jueves a un evento en Filadelfia organizado por David Cohen, ejecutivo de Comcast, y su esposa Rhonda.

Además tiene otro encuentro programado para el 8 de mayo en Los Ángeles con Eric Schmidt, exdirectivo de Google, Jeffrey Katzenberg y Rufus Gifford, quien trabajó como director de finanzas de la campaña de reelección de Barack Obama.

No obstante, con un número bastante considerable de candidatos que ‘pelean’ por sumar a más contribuyentes, será difícil para Biden construir el tipo de ventaja económica habitualmente asociada con los punteros.

Además muchos donantes aún no se manifiestan a favor de un candidato, pues prefieren esperar a que el número de estos se reduzca antes de comprometerse con alguno.

Otros contribuyentes, por el contrario, mantienen abiertas sus opciones y apoyan a varios. Katzenberg, una figura de peso en Hollywood, donó 2 mil 800 dólares a tres de ellos en el primer trimestre de 2019: Kamala Harris, Cory Booker y Kirsten Gillibrand.

El ‘destape’ tardío de Biden en la carrera por conseguir la nominación del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales le dio a sus oponentes la oportunidad de preparar sus reservas de cara a lo que será un apretado calendario de elecciones primarias.

Ocho candidatos reportaron a la Comisión de Elecciones Federales que terminaron marzo con al menos 6 millones de dólares en el banco. Bernie Sanders encabezó la lista, con 15.7 millones de dólares.

Fuente