“No eludo las responsabilidades, el resultado ha sido muy malo”, admite Casado en un balance del fracaso histórico del PP en estas votaciones en las que ha perdido 3,7 millones de votos y 69 escaños, quedando en un segundo puesto, pero con la mitad de votos que el Partido Socialista Obrero Español (PSOE).

Aunque acepta que su formación lleva perdiendo a sus votantes en “varias elecciones”, Casado se ha comprometido a continuar trabajando con “la máxima ilusión y la máxima responsabilidad para recuperar ese apoyo” y para que el PP siga “siendo el partido de la oposición”.

Por otra parte, ha explicado que la reducción de escaños de partidos de centro derecha se debe a “la fragmentación” de este espectro político, y ha recriminado, aunque sin nombrarlos a Ciudadanos y Vox por haber rechazado su propuesta de acuerdos preelectorales.

En su corta comparecencia, Casado ha felicitado al líder socialista Pedro Sánchez, aunque ha criticado la posibilidad de que pacte con independentistas. “Siempre he dicho que el PSOE es un gran partido, clave en la historia reciente de España y espero que, visto el resultado de esta noche, pueda llegar a acuerdos de gobernabilidad sin necesitar a los independentistas”, ha remarcado.

El portal del Ministerio del Interior español asigna, de extenderse las proporciones al conjunto de la votación, que ha registrado alta participación (75,76 %), un 28,68 % de los votos para el PSOE (123 escaños) —ganador aunque necesita pactar para gobernar—, un 16,70 % (66 escaños) al PP, un 15,86 % (57) para Ciudadanos, un 11,95 % para Unidas Podemos (35) y un 10,26 % para Vox (24 escaños).

 

Fuente